917 569 780 Lunes - Viernes 09:30 - 21:00 | Sábados 10:00 - 14:00
El Pilates y la escoliosis

El Pilates y la escoliosis

La columna es una estructura que debe asumir dos principios antagónicos: ser rígida, porque debe proteger estructuras y elementos neurológicos importantes; y ser flexible, porque debe permitirnos realizar todas nuestras actividades. 

¿Cómo vemos una columna sana?

Desde una vista posterior, es decir, viendo la espalda de una persona sana, la columna vertebral es una línea recta, donde todos sus procesos espinosos están alineados uno con el otro.

Desde una vista lateral de la columna vertebral, no es completamente recta, sino que presenta un conjunto de curvaturas, que son las que permiten la distribución de las cargas.

  • Lordosis cervical.
  • Cifosis dorsal.
  • Lordosis lumbar.
  • Cifosis sacra.

Junto con la columna podemos encontrar estructuras importantes como la médula, los nervios raquídeos, los discos intervertebrales, músculos, ligamentos y tendones que trabajan en armonía para generar los movimientos que necesitamos.

Cuando la alineación de la columna vertebral se pierde, estamos ante una ESCOLIOSIS.

¿Por qué se origina la escoliosis?

Las escoliosis se producen por causas muy variadas. Entre las principales y más frecuentes encontramos:

  • Escoliosis de adaptación (que se originan para compensar alteraciones como por ejemplo una pierna corta o una rotación de la pelvis)
  • Escoliosis por malformación (de origen congénito)
  • Escoliosis neurológicas y distróficas (por alteraciones en el sistema nervioso u otras causas)
  • Escoliosis antiálgicas (surgen como un mecanismo de defensa al dolor, es decir, la escoliosis evita la aparición de un dolor)
  • Escoliosis idiopáticas (no se sabe la causa por la que se produce)

¿Por qué Pilates?

Una persona con escoliosis puede practicar los ejercicios de pilates porque:

  • Aumentan la fuerza en músculos tanto estabilizadores como dinámicos de la columna
  • Aumentan la flexibilidad en músculos potentes y acortados de la columna
  • Aumentan la coordinación y el equilibrio
  • Permite movimientos corporales más eficientes y fluidos
  • La relación del cuerpo con el espacio será más cercana a la postura ideal
  • Aumentará la conciencia del cuerpo, es decir, de los movimientos que se realizan
  • Integra cuerpo y la mente
  • Aumenta de la calidad de vida

Información: artículo de Caterina Gornés.

Cerrar menú
WhatsApp chat