917 569 780 Lunes - Viernes 09:30 - 21:00 | Sábados 10:00 - 14:00
5 claves para elegir un buen entrenador personal

5 claves para elegir un buen entrenador personal

Escoger el entrenador personal adecuado es esencial para que puedas mejorar tu condición física, con seguridad y salud.

 Hace tiempo que quieres ponerte en forma pero no sabes por dónde empezar, no encuentras la motivación suficiente o a pesar de los esfuerzos no notas apenas resultados. Un entrenador personal puede ayudarte a mejorar tu rendimiento y a comprometerte con tus objetivos pero, ¿cómo elegir el adecuado? Estas son algunas claves a tener en cuenta.

1. Con formación y experiencia

Existen dos tipos de enseñanzas deportivas, las regladas (universidad, formación profesional o certificado oficial de profesionalidad) y las no regladas. Las primeras nos dan la garantía de que el entrenador cuenta con los conocimientos suficientes para ejercer su profesión. Hay que tener especial cuidado en este punto ya que existen cursos no homologados de días o incluso horas, que son lógicamente insuficientes.

Por otra parte, que tenga una titulación oficial es sólo el comienzo, ya que un buen entrenador se preocupa por dar continuidad a su formación, manteniéndola siempre actualizada, y estando al día de los nuevos descubrimientos, técnicas o ejercicios, algo que se complementa y perfecciona todavía más con la experiencia. Como en cualquier otra actividad, a más años de práctica, mejores resultados.

2. Que tenga referencias

Puede ser la recomendación de un amigo, de un familiar o de incluso un médico, contar con alguna referencia que avale la trayectoria del entrenador siempre es un punto a favor que nos da confianza. Otra posibilidad, si no tenemos a nadie cercano que nos pueda asesorar, es que exista una empresa detrás que lo respalde o bien que nos permita conocer la opinión de algunos de sus clientes.

3. Centrado en la salud

Los motivos para hacer deporte pueden ser muy diversos, de bienestar, estéticos, para adelgazar, reducir el estrés… En cualquier caso, además de centrarse en nuestras metas, el entrenador personal debe tener en cuenta nuestro nivel físico inicial y cuál es nuestro estado de salud, por lo que si nos recomienda un chequeo médico antes de empezar, es una buena señal.

4. Más que feeling

No es imprescindible, pero siempre es recomendable que el entrenador personal que elijas esté especializado en aquello que te interesa trabajar, así como que te escuche y comprenda bien tus intereses para sacar lo mejor de ti.

Vais a pasar varias horas juntos, por lo que el feeling y sentirse a gusto es también muy importante, pero no es lo único, cualidades como la amabilidad, la paciencia, la capacidad de motivar, la empatía, la profesionalidad y la sinceridad, son valores esenciales que te impulsarán a seguir haciendo deporte y superarte más cada día.

5. Que se adapte a tus necesidades

Cuanto más se adapte a nuestras necesidades en cuanto a medios, disponibilidad y periodicidad, más sencillo nos resultará cumplir con nuestro entrenamiento. Éste, además, debe ser individualizado, de forma que conozcamos de antemano cuál es el plan a seguir y podamos resolver dudas o temores.

Un buen entrenador personal no sólo nos ayudará a mejorar nuestra condición física, también nos dará ese punto de disciplina que a veces no sabemos encontrar por nosotros mismos y nos transmitirá la pasión por el deporte. La actividad física beneficia a nuestra salud y contar con este servicio de asesoramiento y motivación es una buena alternativa para practicar ejercicio con regularidad.

Compartimos y adaptamos la publicación de muysaludable

Cerrar menú
WhatsApp chat