917 569 780 Lunes - Viernes 09:30 - 21:00 | Sábados 10:00 - 14:00
Ecografía con el equipo Mindray

Ecografía con el equipo Mindray

Siempre que se practica algún tipo de actividad deportiva, desde caminar o hacer footing, hasta la práctica profesional o de deportes de riesgo, se pueden producir lesiones de mayor o menor gravedad.

Entre las lesiones más comunes de la práctica deportiva se encuentran la contractura muscular, sobrecargas, contusiones, elongaciones, distensiones y roturas de fibras, tendinopatía y esguinces; y otras veces es necesario llevar a cabo una recuperación funcional que permita volver a la actividad deportiva, o a la vida cotidiana, tras intervenciones quirúrgicas por lesiones traumáticas como fracturas, rotura total del vientre muscular o plastias de tendón o ligamento.

El fisioterapeuta del deporte debe manejar y dominar una gran variedad de técnicas del abanico de la Terapia Manual, vendaje funcional o el neuromuscular, estiramientos analíticos, termoterapia y electroterapia entre otras disciplinas que le son propias para la correcta recuperación del deportista.

Asimismo, es prioridad absoluta del fisioterapeuta del deporte incidir sobre la prevención de las lesiones de los deportistas que tiene a su cargo, mediante tablas y protocolos de ejercicios terapéuticos personalizados que el deportista realizará entre las competiciones, así como un tratamiento específico precompetición e inmediatamente postcompetición.

En nuestro centro, además de las técnicas mencionadas anteriormente, utilizamos otras más avanzadas, especialmente indicadas para el tratamiento de las lesiones deportivas, como son  la Ecografía músculo-esquelética, la Diatermia,  la Electrolisis Percutánea Terapéutica (EPTE) ecoguiada, , Punción Seca , etc…

Equipo de Ecografía Mindray.

El uso del ecógrafo para la exploración muscular ofrece un preciso análisis del tejido muscular que facilita al profesional la aplicación del tratamiento fisioterápico más adecuado para el paciente, ya que durante esta exploración ecográfica se van a detectar los músculos que no funcionan correctamente. En el caso que el paciente no consiga activar adecuadamente el músculo solicitado, se utilizará el ecógrafo como herramienta feedback para que el paciente visualice como se activa el músculo. Además, es una de una técnica de exploración rápida e inocua para el paciente.

Así pues, el ecógrafo nos facilita la detección de problemas relacionados con el tejido blando (músculos, ligamentos, tendones). De este modo realizaremos una valoración concienzuda, exhaustiva y precisa de la zona que trataremos.

Cerrar menú
WhatsApp chat