917 569 780 Lunes - Viernes 09:30 - 21:00 | Sábados 10:00 - 14:00
Hipercifosis dorsal. ¿Qué es? Causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento o corrección por medio del yoga

Hipercifosis dorsal. ¿Qué es? Causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento o corrección por medio del yoga

La hipercifosis consiste en el aumento de la concavidad anterior de la columna dorsal. En la mayoría de los casos, se produce por la adopción prolongada de posturas inadecuadas  o a vicios posturales, en otros casos, se debe a la falta de tonicidad y potencia en la musculatura paravertebral.

La hipercifosis puede ocurrir a cualquier edad, aunque es rara en el momento del nacimiento. En algunos  adolescentes, la deformación hipercifótica tiene que ver con una anomalía en el proceso de osificación de las vértebras dorsales, conocida como enfermedad de Scheuermann. En los adultos, la cifosis puede ser causada por: enfermedades degenerativas de la columna (como la artritis o degeneración de discos), fracturas causadas por osteoporosis (fracturas osteoporóticas por compresión), lesión (traumatismo), deslizamiento de una vértebra hacia adelante sobre otra (espondilolistesis), enfermedades endocrinas, trastornos del tejido conectivo, infección (como tuberculosis), distrofia muscular, neurofibromatosis, enfermedad de Paget, polio, escoliosis, espina bífida, tumores, etc.

Síntomas de la hipercifosis dorsal

La curvatura de la columna produce un arqueamiento o redondeo de la espalda, llevando a que se presente una postura jorobada o agachada. En consecuencia, la persona puede experimentar:

  • Dificultad para respirar (en los casos graves)
  • Fatiga
  • Dolor de espalda leve
  • Apariencia redondeada de la espalda
  • Sensibilidad y rigidez en la columna

La debilidad de la musculatura que suele provocar la hipercifosis puede causar contracturas musculares y dolores.  La variación de la forma en sí misma no tiene importancia y, en general, no causa dolores sino sólo un aspecto estético desagradable.

Diagnóstico de la hipercifosis dorsal

Habitualmente, la hipercifosis puede observarse directamente. Una radiografía permite confirmar y determinar sus causas. A veces, con este último objetivo es necesario hacer una gammagrafía ósea.

Tratamiento de la hipercifosis dorsal

La corrección de los vicios posturales y el ejercicio adecuado, adaptado por el médico al caso específico de cada paciente, suele ser suficiente para corregir la hipercifosis y prevenir o tratar los dolores que puedan existir.

Excepcionalmente, algunos médicos recomiendan un corsé en casos especialmente deformantes o progresivos de la enfermedad de Scheuermann detectados antes de que termine el crecimiento. En esos casos, es necesario evitar la atrofia muscular que conlleva el uso constante del corsé, por lo que hay que quitarlo con la periodicidad que prescriba el médico para que paciente haga ejercicios o natación.

Práctica del YOGA para su corrección y prevención

La simple observación de una persona con hipercifosis, da la sensación de que es alguien introvertido, dentro de sí mismo, “escondido”. Puede ser que esto se verifique en muchos casos. Para el yoga, inconscientemente el estado y la forma del cuerpo  responden al estado de la mente. Puede que la historia propia haya hecho que la persona se esconda y tema abrirse y fluir.

Esta actitud afecta a Anahata Chakra: el chakra del corazón, del amor, del entregarse. Son personas que desconfían y que no se muestran. En gral, no son capaces de dejarse llevar con confianza y que temen lo que la vida les pueda deparar.

La ejercitación regular de algunas asanas de yoga puede ayudar a la corrección y prevención de la hipercifosis

Cerrar menú
WhatsApp chat