917 569 780 Lunes - Viernes 09:30 - 21:00 | Sábados 10:00 - 14:00
El Flato

El Flato

Es algo que hemos sufrido en alguna ocasión todos los que practicamos deporte. Lo más curioso es que todavía no se sabe con certeza a qué se debe.

Algo también muy curioso es que con la edad disminuye su aparición. 

Existen varias teorías sobre las causas que lo originan:  

– Aporte insuficiente de sangre al diafragma que, como sabréis, es el músculo principal de la respiración. Pero esto no explica porque el dolor se desplaza hacia la zona abdominal.  

– Sobrecarga en los ligamentos del diafragma, originada por movimientos arriba-abajo. En ese caso tendría que soportar el empuje de los órganos situado por debajo de él. Si hay alimentos este empuje es mayor debido al mayor peso del estomago.  

Según las últimas teorías, el estomago roza cuando está lleno con el peritoneo y este se irrita produciendo dolor. El peritoneo es una membrana muy sensible que rodea al estomago. 

Para evitar el flato 

  • Cuando corras cuesta abajo intenta que no se produzcan movimientos muy bruscos, que la zancada sea suave, ya que cuanto más fuerte contactes con el suelo en cada paso tanto más estarás tirando de los ligamentos que soportan el estómago.  
  • Una buena amortiguación será importante, tanto en el tema del calzado como en la técnica de carrera.
  • Si te da flato, tensa con fuerza la musculatura abdominal, poniendo duro el abdomen. Presiona con la mano en la zona dolorosa de tu abdomen. Al mismo tiempo, espira con fuerza. Repite varias veces y obtendrás un cierto alivio.
  • Al correr, espira cuando la pierna del lado que no te duele aterrice en el suelo. Por ejemplo: si te duele en el lado derecho, intenta espirar cuando el pie izquierdo impacte en el suelo. 
  • Al correr cuesta arriba deberías inclinar un poco el peso hacia delante en lugar de arquear la espalda hacia atrás.
  • No te preocupes por la inspiración. Si espiras adecuadamente, la inspiración la harás de forma correcta. Si logras controlar este ritmo de respiración, el diafragma se moverá hacia abajo acompañando a los órganos internos y evitarás la tensión dolorosa.
  • Es conveniente que no comas a menos de 2 o 3 horas de tu sesión de ejercicio y evita los alimentos con mucho azúcar grasa y sal.  
  • Bebe mucho pero a pequeños sorbos pero nunca bebidas con gas. 
  • En el caso de que ya te duela, lo mejor es que pares la actividad, te flexiones hacia delante y presiones, masajeando la zona dolorosa. También ayuda que respires muy profundamente.

Una recomendación: Fortalece los músculos de la espalda y los abdominales. Da buen resultado. 

Cerrar menú
WhatsApp chat